Curarse con fe…

Curación por fe. La infinita estupidez humana.

oracion

Kent Schaible murió en 2009 de neumonía a la edad de 2 años. Sus padres, Herbert y Catherine Schaible, de Filadelfia, decidieron no llevar a Kent al médico y en su lugar optaron por orar por él. Tras su muerte, su padre declaró que

Tratamos de luchar contra el mal, pero al final el mal venció.

Cuando comparecieron ante un juez en 2011, prometieron que nunca más volverían a privar de atención médica a sus otros hijos, a pesar de los mandatos de la iglesia fundamentalista a la que pertenecían, la First Century Gospel Church. Pero el pasado día 18, otro de sus hijos, Brandon, de 7 meses de edad, murió tras sufrir una diarrea severa. La pareja oró por él hasta que murió.

¿Qué es la curación por la fe?

La curación por la fe, es la creencia de que las enfermedades pueden curarse por la intervención de un ser superior.

Varias organizaciones religiosas, como la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Iglesia Mormona), o la propia Iglesia Católica, creen en un cierto grado de curación por fe o por intervención divina.

Sin embargo, sólo las sectas más fundamentalistas de estas iglesias, aconsejan a sus congregaciones el evitar toda la atención médica profesional.

¿Funciona la curación por la fe?

No hay estudios científicos que respalden la eficacia de la curación por la fe. Por el contrario, todos las evidencias demuestran que la curación por la fe es una práctica sin fundamento.

Un estudio de 1998 de la revista Pediatrics encontró que de 172 niños que murieron después de que sus padres les negaran atención médica, 140 lo hicieron por enfermedades para las que la tasa de supervivencia con la atención médica habría superado el 90 por ciento.

Las muertes de los niños se debieron a enfermedades tratables, como la neumonía, la meningitis y la diabetes . En un caso dramático, una niña de 2 años de edad, murió ahogada por un trozo de plátano, mientras que sus padres rezaban por su recuperación.

Sin embargo, en algunos casos, la propia Sociedad Americana contra el Cáncer reconoce que esta práctica puede desencadenar un efecto placebo, haciéndole creer a la persona que el tratamiento funcionará, y ayudando al paciente a sentirse mejor, haciendo frente a su condición más eficazmente.

Los niños que mueren en estos casos, lo hacen de manera agónica, lentamente y con dolor, y los jueces a menudo son indulgentes con este tipo de actos. Los Schaibles una vez más se vieron ante un tribunal, donde el juez Benjamin Lerner les recriminó duramente su actitud. Al ser reincidentes y haberse saltado conscientemente la promesa que hicieron tras la muerte de su primer hijo, se enfrentan esta vez a una pena que puede llegar a los 10 años de prisión. Además, se les ha retirado la custodia de sus otros 7 hijos.

Anuncios

Publicado el 30/04/2013 en mentira. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: