¿MKultra?

La operación MKUltra

 

mkultra

En los años 30, el profesor George Estabrooks desarrolló la teoría de que se puede crear un super-espía utilizando la hipnosis, y el control mental, creando una nueva identidad que podría ser infiltrada en las líneas enemigas. Al no conocer la existencia de su otro yo, si el individuo es capturado y torturado nunca revelará información secreta, y morirá sin saber lo que ha pasado.

En esa misma década, Inglaterra, Francia y Alemania investigaban en técnicas de interrogación con hipnosis y drogas. Pero la investigación más importante ocurrió en la Unión Soviética, donde el psiquiatra Aleksandr Lúriya investigaba con nuevas técnicas hipnóticas.

En 1936 Stalin llevó a juicio a sus antiguos camaradas bolcheviques, en los conocidos como procesos de Moscú, donde fueron juzgados ex-miembros del Partido Comunista, acusados de conspirar con las naciones occidentales para asesinar a Stalin y a otros líderes soviéticos, así como para desintegrar la Unión Soviética y restaurar el capitalismo en Rusia. Uno a uno, los acusados confesaron ser enemigos del estado y pidieron ser ejecutados. Esto provocó la alarma en las agencias de inteligencia occidentales.  Tenían miedo de que los rusos hubieran desarrollado técnicas que debilitasen la voluntad, y que fuesen capaces de controlar las mentes. Pero esta preocupación quedó eclipsada por algo más inmediato: la segunda guerra mundial.

En 1939 los Estados Unidos no disponían de un departamento de inteligencia. En 1942 se creó la Oficina de Servicios Estratégicos. Su fundador fue William Donovan, héroe militar de la segunda guerra mundial que en una intervención dijo:

Necesito todos los recursos y trucos ilícitos para usarlos contra alemanes y japoneses.

En 1942, la Oficina de Servicios Estratégicos (precursora de la CIA) inviertió 5.000 dólares en un programa de estupefacientes para obtener información de los prisioneros de guerra alemanes. Los resultados fueron prometedores.

En 1946 el mundo descubre que Estados Unidos y Rusia no son las únicas superpotencias que estudian técnicas de control mental. En el juicio de Núremberg, los médicos nazis confiesan que en los campos de concentración se realizaban este tipo de experimentos con drogas sobre sujetos involuntarios. Uno de los experimentos consistía en probar si un sujeto puede asesinar a otro contra su voluntad. Estos mismos médicos, confesaron que incluso antes de la guerra también realizaban prácticas similares, ya que no había ninguna regulación que lo prohibiese.

Como resultado de estos juicios, se estableció una norma de conducta médica llamado “Código de Núremberg”, en el que el principio primordial era que en toda experimentación médica el sujeto consintiese voluntariamente ser sometido a las pruebas. Entre 1947 y 1949 los experimentos de control mental acataron este código.

En 1949 el cardenal József Mindszenty, muy crítico con el gobierno comunista húngaro en la denuncia por los atropellos cometidos por estos contra civiles y religiosos, fue llevado a juicio. Como ocurrió con los acusados en los procesos de Moscú, el cardenal presentaba síntomas de alucinación, y confesó la autoría de crímenes absurdos, como la orquestación del robo de las joyas de la corona.

Las oficinas de inteligencia americanas tenían miedo de quedarse atrás con respecto a los soviéticos, que habían conseguido sofisticados avances en estas técnicas. La recién fundada CIA empiezó a investigar métodos para controlar la mente. El primer proyecto recibió el nombre de Bluebird en 1950, que fue cambiado a ARTICHOKE en 1951. Durante las pruebas de estos proyectos, los Estados Unidos infringieron el Código de Núremberg al no informar a los sujetos de que estaban siendo sometidos a estudios con drogas.

En 1952, tras el estallido de la guerra de Corea, pilotos americanos capturados aparecían en público auto-inculpándose de crímenes de guerra. Para los americanos, estas confesiones habían sido obtenidas con las técnicas soviéticas de control mental. Los rusos habían conseguido un sistema de lavado de cerebro que convertía a la gente en robots. Para ello se combinaba la privación sensorial, drogas, aislamiento y regresión hipnótica. Se temía también que dispusiesen de mecanismos más avanzados, especialmente después de un suceso en la provincia china de Manchuria. Cuando los prisioneros de guerra americanos atravesaron Manchuria, experimentaron periodos en blanco en los que no recordaban nada de lo ocurrido. Se temía que las mentes de los prisioneros de guerra hubieran sido manipuladas, convirtiéndolos en armas contra los Estados Unidos.

En 1953 el director de la CIA, Allen Dulles, declaró que

luchamos en una guerra por el control de las mentes, y estamos perdiendo la batalla.

Ese mismo año, Allen aprobó la creación del proyecto MKUltra. Su objetivo era investigar a fondo el funcionamiento de la mente y la manera de controlarla externamente. Para conseguirlo no se reparó en medios, ni económicos ni de vidas humanas. El único objetivo era alcanzar y superar a la Unión Soviética en estas técnicas.

Durante los 20 años en los que el proyecto estuvo activo, se realizaron experimentos sobre personas  involuntarias, ocasionándoles graves trastornos psicológicos, y la muerte en algunos casos. Este último punto no puede ser cuantificado, ya que en la última fase, y tras el escándalo del Watergate en 1973, se desató el pánico entre los gobernantes, que hasta ese momento habían tenido una mínima supervisión, y el entonces director de la CIA, Richard Helms, ordenó destruir todos los documentos del proyecto MKUltra.  Solo se dispone en la actualidad de documentos que se salvaron de la destrucción por estar mal clasificados, pero gracias a los cuales, se pueden conocer bastantes detalles del proyecto.

Los elementos utilizados para el control mental eran drogas, hipnosis, y electrochoque. Dentro de las drogas, la que centró la atención en el proyecto fue el LSD, especialmente interesante por provocar la distorsión en la percepción de la realidad y del tiempo. Fue aplicada sistemáticamente a prostitutas, enfermos mentales y prisioneros, sin su conocimiento. En una ocasión, un enfermo mental de Kentucky recibió dosis de LSD durante 174 días seguidos. Pero no solo eran estos grupos de población los que se utilizaban como conejillos de indias. También se administró esta droga a empleados de la CIA, militares y doctores. Los experimentos continuaron incluso después de un incidente con el Dr. Frank Olson, que tras recibir una dosis de LSD al que la droga le afectó de manera extraña provocando que días después se suicidase tirándose desde un piso 17. También está la versión (no menos creible) de que tras recibir la droga, decidió revelar a la opinión pública información del proyecto, y fue ayudado a caer.

Se utilizaba la hipnosis para implantar recuerdos en la mente, y para provocar conflictos emocionales en el individuo.

El especialista del electrochoque fue el doctor canadiense Donald Ewen Cameron, quien aplicaba dosis entre 30 y 40 veces superior a la normal en conjunción con drogas como LSD para borrar completamente la memoria de los pacientes.Los sujetos a los que se les aplicó esta “terapia” habían llegado al hospital de Cameron aquejados de dolencias normales, como depresión post parto y otros. Salieron del mismo sin saber hablar ni recordar quienes eran.

En 1973, como consecuencia del escándalo del Watergate, se crearon elcomité Church y posteriormente en 1975 la Comisión Rockefeller, con el objetivo de investigar las operaciones de las agencias de inteligencia. En 1975 ambos comités revelaron a la opinión publica la existencia del proyecto MKUltra, reiterando la prohibición de experimentar sobre seres humanos involuntarios.

Aunque muchos se empeñan en afirmar que el proyecto MKUltra sigue en curso, como José Carlos Campos, que ve zombis detrás de las puertas, lo cierto es que no existe ninguna evidencia de que así sea, ni existe la presión de la guerra fría que llevó a ambos bloques a realizar atrocidades como esta.

Anuncios

Publicado el 07/08/2013 en mentira. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: