Corriente de Magallanes

Posible explicación para el enigma de la Corriente de Magallanes

Es probable que por fin se haya resuelto un misterio de la astronomía que ha desconcertado a la comunidad científica durante cuarenta años: El origen de la Corriente de Magallanes, una larga cinta de gas que rodea a la Vía Láctea por casi la mitad de su perímetro.

Las Nubes de Magallanes, dos galaxias enanas que giran en torno a la nuestra, están en la cabecera de ese enorme filamento gaseoso conocido como la Corriente de Magallanes. Desde su descubrimiento en la década de 1970, los astrónomos se han preguntado si este gas procede de una o de ambas galaxias satélites. Ahora, las nuevas observaciones hechas con el Telescopio Espacial Hubble de la NASA y de la ESA y analizadas por el equipo internacional de Andrew Fox, del Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial en Baltimore, Maryland, Estados Unidos, y el de Philipp Richter, de la Universidad de Potsdam en Alemania, revelan que la mayor parte de este “arroyo” cósmico es material que fue arrancado de la Pequeña Nube de Magallanes hace unos 2.000 millones de años, pero sorprendentemente, una segunda región de la corriente se formó en una época más reciente a partir de material de la Gran Nube de Magallanes.

Todas las galaxias satélites cercanas de la Vía Láctea han perdido la mayor parte de su contenido de gas, excepto las Nubes de Magallanes. Como éstas son más masivas que otras galaxias satélites, pudieron conservar su gas, que ha servido para formar nuevas estrellas. Sin embargo, ambas Nubes se están acercando a la Vía Láctea y a su halo de gas caliente. Al acercarse lo suficiente a la Vía Láctea, la presión de este halo caliente empuja el gas hacia el espacio. Se cree que la formación de la Corriente de Magallanes se debe a ese proceso, junto con el tira y afloja gravitacional entre las dos Nubes de Magallanes.

 

[Img #15333]

En esta imagen, una combinación entre observaciones en luz visible y observaciones en radio, la Corriente de Magallanes se muestra en color rojizo. La Vía Láctea es la banda azul claro en el centro de la imagen. Los grumos de color marrón son nubes interestelares de polvo de nuestra galaxia. Las dos galaxias conocidas como Nubes de Magallanes se muestran como manchas blancas abajo a la derecha. (Imagen: David L. Nidever, et al., NRAO/AUI/NSF, Mellinger, Leiden/Argentine/Bonn Survey, Parkes Observatory, Westerbork Observatory, Arecibo Observatory) 

Las Nubes de Magallanes fueron nombradas así después de que la expedición del navegante Fernando de Magallanes diera la vuelta al mundo, y explorase también las aguas meridionales, en el siglo XVI. La Gran Nube está situada a unos 160.000 años-luz de la Tierra. La Pequeña Nube está ubicada a unos 200.000 años-luz de la Tierra. Ambas tienen un tamaño notablemente menor que el de nuestra galaxia, y también cuentan con bastantes menos estrellas.

Información adicional
Información adicional

http://noticiasdelaciencia.com/not/8091/posible_explicacion_para_el_enigma_de_la_corriente_de_magallanes/

 

Anuncios

Publicado el 03/09/2013 en Universo. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: