Hessdalen

Las luces de Hessdalen

hessdalen

En 1981 algunos habitantes de un pueblecito llamado Hessdalen, ubicado en el centro de Noruega al sureste de Trondheim, empezaron a reportar el avistamiento de extrañas luces que aparecían por la noche sobre el valle donde se ubica esa localidad. Los curiosos vecinos apreciaron que estas luces podían verse mucho mejor desde la ladera norte del valle, mirando hacia el sur. Las luces podían aparecer en cualquier sitio, adoptar formas variadas, y moverse a velocidades muy diversas. Siempre tenían una tonalidad amarilla o blanca. Aparecían varias veces al día, pero principalmente durante la noche, y con mayor frecuencia en el invierno.

Para algunos, se trata de OVNIs, para otros, luces fantasma, para los menos, un fenómeno natural. Pero parece que a los residentes de Hessdalen esto les trae sin cuidado.

Dado que ningún organismo le prestaba a estas luces la más mínima atención, en 1983 un grupo de 5 miembros iniciaron el “Proyecto Hessdalen”, liderado por el investigador del fenómeno OVNI Dr. Erling Strand, con el objetivo de encontrar una explicación a este fenómeno. En 1998, dentro del marco de este proyecto se instaló una estación automática para observar las luces. La estación incluía varias cámaras ópticas, infrarrojas, magnetómetros, sismógrafo y un contador Geiger entre otros aparatos.

Después de varios años analizando los datos obtenidos, los investigadores no llegaron a ninguna conclusión sobre su causa, proponiendo cada uno de ellos diferentes orígenes. Para uno de los miembros, Odd-Gunnar Roed, “las luces parecían trazar movimientos inteligentes”.  El propio Strans afirmaba:

Si las luces se deben a un fenómeno natural, es extraño que hayan aparecido hace poco tiempo y que ocurran solo en esta zona.

En Agosto de 2000, un grupo de científicos italianos del Consejo de Investigación Nacional, del Instituto de Radioastronomía de Bolonia, realizaron un estudio de las emisiones electromagnéticas (visibles y de radio), en el marco de un proyecto llamado EMBLA, liderado por el Dr. Massimo Teodorani. Como resultado de este estudio, Teodorani escribía:

1) El efecto luminoso es debido a plasma térmico

2) Las esferas luminosas no son objetos únicos, sino que están compuestos de múltiples más pequeños vibrando en torno a un punto único.

3) La bola de luz puede expeler partículas luminosas

4) Las bolas de luz cambian de forma continuamente

5) el incremento de luminosidad de las esferas es debido al aumento de la superficie emisora de luz.

En una charla en Hessdlen en 2002, el Dr. Teodorani afirmaba sin rubor, que la forma esférica de los objetos luminosos se debía a la existencia de una gravedad interior al cuerpo que lo cohesionaba.

En agosto de ese año, el mismo equipo realizó un nuevo estudio en el que se obtuvieron fotografías de luces que aparecían en cualquier sitio del valle. Por ejemplo esta:

teodorani

Sin embargo, el equipo no aportó ninguna información sobre el día ni la hora a la que se tomó esta foto. No hay otra razón para obviar estos datos que la de obstaculizar la identificación de posibles causas naturales, o la de corroborarla o desmentirla con el testimonio de otras personas. Sin embargo, Matteo Leone, un científico que ha refutado las conclusiones del estudio de Teodorani, comprobó in situ en el valle de Hessdalen que en realidad esas luces provenían de los faros de un coche.  Leone le informó a Teodorani de esta identificación, pero Massimo hizo caso omiso, y no lo aclaró.

El análisis de este mismo autor (Matteo Leone) de las evidencias recopiladas por Teodorani, concluyó que todas ellas eran consistentes con la explicación de que se trataba de focos de automóvil, provenientes de una carretera local. La intensidad luminosa también se corresponde con esta explicación.

Posiblemente, no todas las luces que se han visto en esta localidad noruega se deban a los focos de automóvil. El valle también se encuentra debajo de una ruta aérea y algún avistamiento es posible que se deba al paso de aviones con los focos de aterrizaje encendidos. Los aviones comerciales llevan entre 2 y 4 focos para las luces de aterrizaje, dependiendo del modelo. Estas luces son de gran potencia y  se usan exclusivamente en el despegue y aterrizaje para evitar colisiones. Durante el vuelo normalmente no se encienden, salvo que dos aeronaves vayan a cruzarse en la misma ruta aérea, en cuyo caso se encienden de forma intermitente. Dado que están enfocadas hacia el frente, estas son solo visibles desde el suelo, desde una posición elevada y si se mira en dirección contraria al sentido de circulación del avión. Todo ello encaja con los avistamientos de Hessdalen, sobre todo en lo que respecta a las luces que aparecen por encima de la línea del horizonte.

Pasillo aéreo

Anuncios

Publicado el 12/12/2014 en Luces. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: