La Bala Mágica…

La “bala mágica” del asesinato de JFK

bala magica

El asesinato de Kennedy, es uno de esos momentos de la historia reciente que ha dejado una huella especial en nuestra memoria. Uno de esos momentos, en el que hemos sido conscientes de que somos muy vulnerables.

Cuando se produjo, el 22 de noviembre de 1963 a las 12:34 del mediodía, la sociedad norteamericana se quedó conmocionada. Y siguió en ese estado catatónico por mucho tiempo, ya que las primeras explicaciones de lo acontecido fueron poco claras, y la persona que se identificó como autor del atentado, Lee Harvey Oswald, fue asesinado dos días después.

No fue hasta la madrugada del 23 de noviembre cuando se acusó a Oswald del asesinato de Kennedy, aunque el propio Oswald no se enteró hasta el día siguiente, cuando un periodista le preguntó en un pasillo de la comisaría mientras que le cambiaban de habitación. Él respondió que no había matado a nadie, y que le estaban acusando por haber desertado anteriormente a la Unión Soviética. Lee siempre negó haber matado al presidente, y tampoco al policía que fue a interrogarlo a su domicilio en la tarde del día 22. De hecho, negó incluso ser el dueño del rifle con el que se perpetró el asesinato.

El domingo 24 de noviembre, mientras que era trasladado hacia un furgón que lo llevaría a una prisión cercana, el propietario de una discoteca de Dallas, Jack Ruby, salió de entre la multitud y le disparó a bocajarro en el abdomen delante de las cámaras de la NBC. Aparentemente el motivo que llevó a Ruby a asesinar a Oswald ,fue evitar que la señora Kennedy tuviese que pasar por el sufrimiento de testificar en el juicio del asesinato de su marido.

Suena bastante raro, ¿verdad?

Oswald disparó 3 tiros aquel día. El primero de ellos se perdió, aunque uno de los espectadores sufrió el impacto en la cara de una esquirla de bordillo, posiblemente resultante del impacto de esa bala que no alcanzó su objetivo. La segunda bala alcanzó al presidente en la espalda, atravesando su cuerpo y saliendo por la garganta. Kennedy angustiado se llevó las manos a la garganta, ya que se estaba ahogando en su propia sangre. Ese disparo fue el que sobresaltó a Jaqueline Kennedy, su esposa, que notó que algo grave estaba pasando. Mientras que agonizaba inclinado hacia delante, un tercer disparo le voló literalmente la cabeza, provocando el pánico generalizado. Jaqueline, trató de bajarse del coche en marcha por la parte de atrás, los agentes de seguridad empezaron a correr y el coche apresuró la marcha en dirección hacia la autopista.

La plaza Dealey, y la calle Elm estaba repleta de gente, muchos de los cuales portaban cámaras de fotografías y tomavistas. Para analizar el atentado, el presidente en funciones creó una comisión, llamada comisión Warren, que llamó a todos los que presenciaron el asesinato y les tomaron el material gráfico que grabaron aquel día. Obtuvieron muchas fotografías y secuencias de vídeo, de entre los cuales destaca el aportado por Abraham Zapruder, una secuencia grabada con un tomavistas, sin sonido y en color, que registra todo el incidente. Es este. (Aviso: el video es muy explícito, y contiene el momento en el que le vuelan la cabeza a Kennedy)

La comisión tomó declaración a los testigos y no hubo consenso sobre el número de disparos que se oyeron. La mayoría decía que 3, pero hubo quien oyó 4 o más.

Como no podía ser de otra manera, la gente sospechó que detrás de este atentado había algo más que un loco solitario, y empezó a especular con la posibilidad de que se tratase de una conspiración. Un golpe de estado.

Entre los numerosos puntos poco claros de la investigación, destacaba uno. Que el rifle de Oswald era de cerrojo manual y que el tiempo entre los disparos no pudo ser inferior a 2,3 segundos. En los primeros análisis del video de Zapruder, se estimó que el impacto sobre Kennedy ocurrió en el frame 225 (primera bala), y la segunda bala impactó sobre Connally en el frame 235, 10 frames después. Pero la cámara de zapruder grababa a 18 frames por segundo, por lo que el tiempo entre los disparos tendría que haber sido de algo más de medio segundo. Imposible de realizar con un rifle manual. La explicación que dio la comisión tras posteriores análisis del vídeo, fue que el primer disparo falló, y el segundo disparo impactó tanto en Kennedy como en el gobernador Connally. Los críticos de esta teoría llamaron a esa bala, la bala mágica. La explicación que daban está magistralmente interpretada por Kevin Costner en la película JFJ, dirigida por Oliver Stone en 1991.

Si habéis visto la película, seguro que tenéis más que claro que el atentado contra Kennedy fue una conspiración. Es normal. Seguramente tuvisteis la misma sensación tras ver la tercera parte del documental Zeitgeist. Somos especialmente receptivos a creer en las conspiraciones cuando alguien nos muestra los datos de una manera convincente. Incluso si alguien, como voy a hacer yo ahora, os muestra otra versión que descarta esa conspiración, os costará cambiar de opinión. Es mucho más interesante una teoría conspirativa que una explicación tradicional. Somos así. Pero aquí os la dejo.

Es un segmento del documental titulado “El asesinato de Kennedy: más allá de la conspiración”, emitido por la cadena ABC en 2003, año en el que se conmemoraba el 40 aniversario de la muerte de uno de los más carismáticos presidentes de los Estados Unidos. No lo he encontrado en español, así que lo he subtitulado para vosotros. Que lo disfrutéis.

Anuncios

Publicado el 30/03/2015 en Base de Datos y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: